in

Los 8 momentos de tu vida en los que festejar a lo grande es la única opción

La manera de festejar los grandes logros cambia a medida qué crecés ¡Pero son siempre los mejores momentos!

1 Cuando cumplís la mayoría de edad

1. Cuando cumplís la mayoría de edadLlegó el momento de poder mostrar el DNI con orgullo, ese momento glorioso en que podés levantar la cabeza y sonreírle al patovica sin miedo de ser rebotado. Desde ahora en adelante la forma en que festejás va a cambiar, bienvenido a los mejores años de tu vida.Aún sos un purrete, pero te sentís en la cima del mundo y querés que el festejo nunca termine. Es esa época en la que te estás liberando de la rutina del colegio y todavía la facultad no te comió la vida social – ese momento en donde sentís que todo es posible ¡Disfrutalo!

2 Cuando te recibís de la facultad

2. Cuando te recibís de la facultadCuando terminaste el colegio pensaste que nunca ibas a estar más feliz. Dos meses después de llegar a la facultad te diste cuenta que, mientras pudiste egresar del colegio casi con los ojos cerrados, este iba a ser un desafío distinto. Nada más glorioso entonces que dar tu último final y sentir que el mundo está en tus manos ¡Ahora podés ser lo que querés ser!Aún seguís siendo un pichón, pero si antes te sentías en la cima del mundo ahora sos Dios. Y lo sabés TODO.
Así que después de sacarte la infernal mezcla de huevo, vinagre, mostaza y demás ingredientes con los que tus amigos te hayan homenajeado, se viene la fiesta ¡Y merecés que sea grande!

Leé también  5 preguntas INSOPORTABLES que te hacen cuando te tatuás

3 Cuando luego de innumerables entrevistas, conseguís tu primer trabajo

3. Cuando luego de innumerables entrevistas, conseguís tu primer trabajo Pocas cosas dan más orgullo que conseguir el primer trabajo. Acá es donde sentís que estás haciendo las cosas bien y que vas por buen camino. Sin embargo esta vez preferís un festejo tranquilo: después de todo al día siguiente te tenés que levantar temprano y… ¡trabajar!Ya estás a un pasito de la vida adulta. Seguro que tus viejos te llevan a comer a tu restaurant favorito para festejar y se juegan con una botella de champagne (tal vez con la esperanza de que ahora que cobrás, seas vos el que los saque a comer a ellos).

4 Cuando finalmente te envalentonás en enfrentar la vida como viene y te vas a vivir solo

4. Cuando finalmente te envalentonás en enfrentar la vida como viene y te vas a vivir solo¡Bienvenido a la libertad! Te mudaste sólo, y ahora podés cantar canciones de tu adolescencia en ropa interior y mirar series vestido como pordiosero mientras cenás un paquete de papas fritas.
Google se va a trasformar en tu mejor amigo y tu historial de búsqueda va a ser algo así:
“Qué cocinar con un huevo y una zanahoria”
“Qué es el cuerito de la canilla”
“Cómo cambiar el cuerito de la canilla”¿Tenés tus propias llaves? Listo, te convertiste en adulto.
Por eso al festejo podés invitar a quien quieras. Es más, podés hacer la cantidad de festejos que quieras, es TU lugar. Y al día siguiente podés tardar lo que vos quieras en ordenar (no, poner toda la mugre en una bolsa y tirar desodorante de ambientes no cuenta como ordenar).

Leé también  Una fotógrafa se vio a sí misma con sobrepeso, decidió cambiar y mostrarlo en imágenes

5 Cuando después de un larguísimo tiempo de arduo trabajo y demostrar tus logros, ¡TE ASCIENDEN EN EL TRABAJO!

5. Cuando después de un larguísimo tiempo de arduo trabajo y demostrar tus logros, ¡TE ASCIENDEN EN EL TRABAJO!¡Felicitaciones! ¡La estás rompiendo! Un ascenso es uno de los mejores reconocimientos que te pueden dar (pensar que cuando dejaste el secundario creías que un gran reconocimiento era ganar la competencia de quién comía más porciones de pizza en cinco minutos…)Ahora tenés un nuevo grupo de amigos: el de la oficina. Así que… ¡un after para festejar! Pero tranqui, la actitud de querer llevarte el mundo por delante ahora ya no está en el bar, sino en la oficina.

6 Cuando decidís que ya estás listo para formar una familia… y te casás

6. Cuando decidís que ya estás listo para formar una familia... y te casásVas a pasar el resto de tus días con esa persona que amás. A un paso tan grande ¡Le corresponde una celebración enorme! Y muchas fotos ñoñas :3Acá se juntan todos: familia, amigos del colegio, amigos de la facultad y compañeros de trabajo ¡Tenés los ingredientes para un día increíble e inolvidable!

7 O cuando hacés ese gran viaje que siempre quisiste hacer

7. O cuando hacés ese gran viaje que siempre quisiste hacerWow, te vas de viaje. La fiesta de despedida con todos tus amigos es sólo el comienzo de esa sensación de libertad y realización que te va a acompañar todo el recorrido.Es un momento donde merecés celebrar la vida, un momento para parar la pelota, encontrarte con vos mismo y también conocer nuevos lugares, personas y sabores. Estás en una etapa en la que sabés festejar apreciando las pequeñas cosas, como un atardecer increíble, un nuevo amigo o el sonido de un nuevo idioma ¡Adelante!

Leé también  6 tipos de picadas para disfrutar con cada grupo de amigos

8 Cuando cumplís los 30

8. Cuando cumplís los 30¡DIOS MIO YA TENES 30 AÑOS! La cifra te asustaba y te resultaba terrible, pero una vez ahí descubrís que es mucho mejor de lo que pensabas: la mayoría de las dudas que tenías cuando empezabas los 20 ya no las tenés, y – aunque no tengas todo resuelto – estás más seguro de quién sos y no te importa tanto lo que piensen los demás.Ya no sólo sos un adulto, sino que has recorrido un largo camino de experiencias. Todos esos vínculos que cosechaste a través de los años están ahí y eso te recuerda que a pesar de todos los altibajos y todas las idas y vueltas, alcanzaste mucho ¡Y te queda mucho más por delante! Eso merece varios brindis con las personas más importantes de tu vida.

La dirección de arte en la coctelería: cómo saborear un trago con los ojos

¿Te imaginás cómo sería oler los colores y saborear la música?