in ,

Los 8 mejores lugares de Buenos Aires para ir de tapas con amigos

Porque los porteños amamos la variedad, acá te dejo una selección con esos 8 lugares a los que podés ir a disfrutar del picoteo.

De Olivas i Lustres

El primer lugar de tapas que conocí hace ya unos 10 años. Comenzó a la par con “Los 40 Bar de Tapas” pero éste no duró mucho tiempo. De Olivas i Lustres es parte de un grupo de tres restaurantes que buscan darle una vuelta de tuerca a la gastronomía sin caer en lo obvio: que muchos te cobren un plus por la innovación. Acá el precio es más que correcto.
Un lugar para ir con los amigos más gourmets, esos que buscan una vuelta de tuerca a la hora de probar platos.

Bernata

Bernata es uno de esos lugares de tapas que busca ofrecer la tapa típica madrileña modera, esa tapa adaptada a los requerimientos de un nuevo público un poco más gourmet que hace 10 años donde con un langostino el comensal estaba hecho. El precio, si bien es acorde al producto en Buenos Aires, demuestra que nuestra gastronomía es mucho más cara que la ciudad ibérica.
Para ir con los más viajados, esos que visitaron la capital ibérica y van a reconocer las tapas madrileñas de tan solo verlas.

Sagardi

La palabra Pintxo me trae muchos recuerdos a Barcelona, y eso que no soy de los argentinos que vuelven enamorados de la ciudad, pero en el fondo comí muy bien con los catalanes. Sagardi tiene eso, una gastronomía muy buena que no falla. Ojito si sos de muy buen comer, porque llenarse con tapas te puede salir caro y quizás la mejor opción sea pedirte plato. O ambas cosas. ¿Por qué no?
Para fanfarronear con los amigos de plata, y si surge, hacerlos pagar a ellos. 😉

Leé también  Están construyendo un restaurant subacuático en Noruega que es realmente increíble

Guido’s

El sinónimo de “tapas” en Italia se llama Cicchetti. En nuestro país todavía no encontré un lugar que ofrezca este tipo, más bien, idiosincrasia gastronómica. En el norte del país de la botita se acostumbra ir a pedir un trago y que la comida venga incluida, usualmente en forma de tapa individual, aunque es libre (podés comer cuantas veces quieras). Ya que no tenemos esta costumbre en Buenos Aires, lo más cercano es ir a Guido’s a comer antipasto variado probado todo lo que tiene en la carta. Picoteo con vino de por medio y el carruaje se te transforma en calabaza.
Para ir con tanos, esos amigos que se juntan los domingos a comer fideos entre 30, que van a valorar muy bien un buen antipasto.

La esperanza de los Ascurra

Si te recomiendan que vayas a probar un tapeo acá, pero se olvidan de decirte que pruebes el salmón azafranado, les faltan 5 para el peso, porque casi que el bar se debería llamar “La Esperanza de los Salmones Azafranados”. Tapeo simple, rendidor y rico, pero te lo repito, no dejes pasar el salmón azafranado.
Para ir con los compañeros del laburo, pedirse el salmón y cantar “Salmones como el nuestro cada vez hay menos” al son de Los Charros; más informal, tranqui, rico, y a buen precio.

Leé también  Esta biblioteca en China impresiona por su diseño y la cantidad de libros que alberga

Florería Atlántico

Si bien no es un bar de tapas “españolas”, no deja de ser un bar de tapas propiamente dichas; de hecho así llamadas en la carta, las opciones son para picoteo mientras uno afina la puntería para robar un beso mientras disfruta de coctelería como pocos lugares pueden ofrecer. Un bar para una primera cita donde lo que importa es el entorno, acompañado de pequeñas cositas en la mesa.
Ideal para una cita, cuando todavía no hay tanta confianza y querés llegar un poco más lejos. O para ir en una segunda cita, y seguir por el buen camino. Lo importante es avanzar un poco más (y comer cosas ricas, claro).

Blanch

Blanch nació con el concepto de no tener un plato principal porque eso es aburrido y muy común. Viendo esta nueva moda de probar muchas cosas cuando uno va a comer, manía que autoriza a pinchar algo de plato ajeno en la mesa, decidieron empezar a servir pequeños platos para compartir entre los comensales. Por ejemplo, en una mesa de 4 te pedís unos 8 o 10 diferentes platitos y probás todo. En el medio mechás con vino, cerveza o jarras de tragos, mientras mirás las estrellas desde la terraza o los fuegos desde el salón. Ideal para ir con amigos a quienes les gusta la mística de comer afuera mirando las estrellas. Eso sí, es un bar de tapas orientales
Sí. ORIENTALES.
Y está buenísimo.

Leé también  Los 8 momentos de tu vida en los que festejar a lo grande es la única opción

Club Sueco

¿Pero vos sos loco, Guerrillero? ¿Cómo vas a poner al Club Sueco en un listado de Bares de Tapas?
Sí, soy loco, y me la banco, porque si alguna vez fuiste a probar el Smörgåsbord me bancás en esta. El “esmorgasbor” como lo pronuncio yo (que de sueco no tengo ni el calzado), es un buffet con todo lo típico que comen los suecos, una especie de tapeo gourmet nórdico que te parte la cabeza. Una de esas cosas que hay que probar antes de morirse, bastante antes, para volver varias veces. Hacelo por ABBA, Roxette o Ace of Base. O por The Final Countdown, de Europe.
Para ir como after-office si trabajás por la zona de Retiro, Microcentro o San Telmo. La mejor forma de terminar un viernes y empezar el finde.

Estas son las cosas que tenés que tener sí o sí cuando te vas a vivir solo

Esto es todo lo que tenés que saber para dormir bien y despertarte energizado