in

Lección 7: El chequeo y las fuentes

Porque si está en Internet, probablemente no sea cierto.

¿La aptitud más valiosa a la hora de cubrir noticias en Internet es la desconfianza? ¿Seguro? ¿Quién lo dice?

En la vida cotidiana confiar quizá sea una buena costumbre, pero cuando retransmitimos información tenemos una responsabilidad mayor, por eso la “desconfianza” nos puede ayudar a adquirir la costumbre de tener la prudencia de chequear todo antes de publicar.

7.1 ¿Qué es una fuente?

A esta altura del curso ya deberías tener muy claro qué decir y cómo hacerlo¿Pero cuáles deberían ser tus fuentes?

Cuentas oficiales en redes sociales, entes oficiales de cualquier ámbito, estudios y papers, expertos, referentes y testigos.

Hasta acá pareciera ser todo muy sencillo: sólo hay que buscar información, escribir, aclarar de dónde salió la información, y publicar. ¿Verdad?

¡ERROR!

¿Todo lo que leemos es cierto por el sólo hecho de estar publicado? No. ¿Todos los datos valen lo mismo? Claro que no.

Tu trabajo como comunicador es seleccionar fuentes confiables y asegurarte de que toda lainformación publicada sea verdadera.

7.2 Cómo chequear

¿Cómo saber si una fuente es confiable? Chequeando. Acá algunos tips:

Datos:

Los datos concretos y las cifras y estadísticas suelen ser un poco más fáciles de rastrear y chequear. Por lo general, en la publicación se aclara la fuente original del dato. En ese caso, buscar en Google el nombre de esa organización y algún detalle del número a chequear suele ser suficiente para llegar a la fuente original. Una vez encontrado el dato en la web oficial, podrías decir que está chequeado citando la fuente original.

Mirá también  Lección 5: Qué decir, cómo decirlo y con qué recursos hacerlo

Por lo general, los grandes medios realizan este trabajo de chequeo (o deberían), pero muchos otros no lo hacen. Por eso es importante buscar siempre la fuente de cada dato que compartas en cada nota.

No confíes en sitios que no aclaren de dónde sacaron la información, ni en estadísticas que no incluyan quién las recopiló o publicó primero.

Citas textuales:

¿Te interesa publicar una declaración textual de una persona pero no sabes si la cita es real? Intenta confirmar directamente con esa persona.

¿Cómo? Hoy en día, prácticamente todo el mundo tiene una cuenta de Twitter o puede ser localizado por alguna red social o email.

Googlea hasta dar con el nombre de usuario correcto y comunícate directamente con esa persona a través de tu timeline de Twitter o enviándole un mensaje en Facebook.

Por lo general, nadie se rehusa a confirmar una declaración o colaborar con un redactor que se tome seriamente su trabajo.

Esto sirve también para obtener nuevos datos directamente de la fuente protagonista de tu historia.

7.3 Derechos de autor y créditos

Derechos de autor

Algunas imágenes, videos y textos están protegidos por derechos de autor. En la mayoría de los casos, citar la fuente de donde salió el material es suficiente muestra de fair use o uso razonable.

Veamos algunos tipos de licencias con las que los autores protegen sus obras:

Mirá también  Lección 3: Breve guía para redactar el título perfecto

Copyright

Muchas veces los textos y obras que encontramos en la web se encuentran registrados. Es importante que no copies y pegues el texto completo, sino que uses extractos para ilustrar lo que estás diciendo en tu propio artículo, y enlaces al texto original siempre que sea posible. Si se trata de imágenes, no te olvides de agregar los créditos: de dónde las sacaste o quién es el autor.

Copyleft

El copyleft se creó para permitir que cualquier autor pueda permitir la libre distribución de copias y versiones modificadas de su obra, exigiendo que los mismos derechos sean preservados en las versiones modificadas.

Generalmente se aplica en el ámbito del software, arte, cultura, ciencia, o cualquier tipo de obra o trabajo creativo.

CreativeCommons

Este tipo de licencia surgió como respuesta a la necesidad de adaptar la regulación para las obras en formato digital.

El material agrupado bajo estas licencias suele tener como condición fundamental citar la fuente original, algo que ya deberías hacer de todos modos.

Créditos

No importa si las fuentes de donde obtuviste la información son públicas o están protegidas por cualquier tipo de ley de derecho de autor. Tampoco si los bancos de imágenes que usaste son libres de derechos o gratuitos. Hay algo que deberías tener en cuenta:

Siempre, siempre, siempre debes darle crédito a los autores.

7.4 Cómo citar las fuentes

Hay muchas formas de citar a la fuente. Por lo general cualquier tipo de referencia al origen de la información o contenido que estás compartiendo es suficiente, pero es ideal tener en claro todas las formas posibles de hacerlo.

Mirá también  Lección 4: Estructura, ortografía y buenas costumbres de redacción

Agregando un link a la fuente

Si estás remitiendo a una cifra o dato, o haciendo una cita textual o nombras una empresa, obra, o persona sobre la que el lector pueda requerir más información, puedes agregar simplemente un link, enlace o hipervínculo a la fuente original.

“Via” o “h/t”

A veces la información que compartimos no tiene una fuente específica, sino que lo descubrimos gracias a alguien más. En estos casos y como un gesto de cortesía, es ideal aclarar “Via” qué persona o medio nos enteramos. En inglés se utiliza “h/t” que se refiere a hat tip, que no es ni más ni menos que el acto de saludar tocándose la punta del sombrero a modo de reconocimiento. ¿Levantaste la información de otro lado o te la acercó un usuario por Twitter? Citalo usando este modo. (Ej: Via @elbarto)

Fuente

Al final de tu artículo, luego de cada párrafo o debajo de la imagen, cita y linkea el medio de donde hayas tomando la información. (Ej: Fuente: elmeme.me)

Importantísimo: Así como citás las fuentes de los textos, agregá siempre los créditos de las imágenes.

Ya sabemos… cómo buscar datos, chequear fuentes y dar crédito al autor de cada contenido

Listos para la siguiente lección?

Lección 6: Cómo ahorrarse mil palabras con la imagen justa

Lección 8: Categorías, hashtags y SEO